Tres indicadores muestran que la economía se recupera

La Razón / Junio 01, 2021

  
Fuente imagen: La Razón

Entre enero y abril de este año, la actividad económica en el país subió a 5,3%; de igual manera las exportaciones se incrementaron 34%; mientras que el desempleo urbano bajó a 7,6%. Son indicadores que muestran una “recuperación” de la economía.

Entre enero y abril de este año, los resultados del Índice Global de la Actividad Económica (IGAE) de Bolivia, elaborado por el Instituto Nacional de Estadística (INE), registraron una tasa acumulada positiva de 5,3% con relación a similar periodo de 2020, cuando se observó una variación negativa que llegó hasta -7,5.

Sectores que registraron un crecimiento

Entre los sectores que registraron un crecimiento favorable, destacan la minería (34,2%), construcción (17,9%), hidrocarburos (10%), industria manufacturera (9,6%), comercio (8,4%), comunicaciones (3,5%), transporte y almacenamiento (3,1%). En tanto, electricidad, gas y agua (1,8%) y agropecuaria (1,3%).

Los que tuvieron una variación negativa fueron la administración pública (-0,8%) y servicios financieros (-1,2%).

Ventas

De igual manera, las exportaciones bolivianas, entre enero y abril de esta gestión, lograron un valor acumulado de $us 3.096 millones con una variación positiva del 34% respecto a similar periodo de 2020.

En el caso de las importaciones, este sector también muestra un crecimiento de $us 2.282 millones registrados en 2020 a $us 2.643 millones, este año, es decir, se incrementaron en 15,8%.

Se trata de un saldo comercial positivo por cuatro meses consecutivos y a un promedio de $us 765 millones en el sector de las exportaciones bolivianas.

Y un promedio de $us 640 millones para las importaciones, generando una balanza comercial positiva para el país acumulada de enero a abril de este año de $us 453 millones.

Revisando en detalle las estadísticas, se observa que en el mismo periodo de 2020 apenas se alcanzó a $us 28 millones.

Actividades que crecieron positivamente

Las actividades económicas que reaccionaron positivamente o sea que crecieron en ventas externas son: minerales, industria manufacturera, extracción de hidrocarburos, agricultura, ganadería, caza y pesca.

Respecto a las grandes categorías de importación destacan: suministros industriales, bienes de capital, combustibles y lubricantes, equipos de transporte, artículos de consumo y alimentos.

En lo que se refiere a desocupación urbana, se registraron descensos importantes. Por ejemplo, en febrero de este año alcanzó a 8,9% la tasa de desempleo, a marzo 8,1%, y para abril 7,6%.

Empleo

De igual manera, las exportaciones bolivianas, entre enero y abril de esta gestión, lograron un valor acumulado de $us 3.096 millones con una variación positiva del 34% respecto a similar periodo de 2020.

Según los datos oficiales, a abril de 2020 existían en el país 3.246.000 personas ocupadas y al cuarto mes de este año la cifra se elevó a 3.995.000.

La economía va recuperando gradualmente

Para el ministro de Economía y Finanzas Públicas, Marcelo Montenegro, estos resultados muestran que “la economía va recuperando gradualmente”.

“Se está mostrando signos en la actividad económica, en el mercado laboral y en la demanda externa e interna, que son tres frentes importantes que está mostrando coherentemente que hay una recuperación de la economía nacional”, aseguró.

Según el ministro Montenegro, estas variaciones positivas debe conocer la población boliviana, porque el país avanza en el camino correcto, por la senda adecuada a la recuperación económica.

“Creemos que éste es un escenario de recuperación paulatino y progresivo, no exitista, pero importante de la economía boliviana”, dijo la autoridad.

No obstante, expresó su preocupación por la emergencia sanitaria que enfrenta el país a consecuencia de la pandemia del COVID- 19. Montenegro espera que los casos de la enfermedad no se incrementen, “agudizando” la situación que provoque que las autoridades subnacionales evalúen y determinen cuarentenas u otras medidas que puedan afectar la recuperación económica.

“Esperamos que los elementos de la pandemia no se agudicen, los elementos que están viendo en regiones como encapsulamiento de fin de semana que tiene su impacto económico”, sostuvo.

Para evitar un efecto negativo en la actividad económica, anunció que el Gobierno está abierto a dialogar y coordinar con las gobernaciones, servicios departamentales de salud y municipios, la aplicación de cuarentenas rígidas u otras medidas que pueden “ir socavando la economía”.

El IGAE es un indicador que muestra la evolución de la actividad económica del país, con periodicidad mensual.

Se define como un índice sintético mensual, cuyo objetivo es el de proporcionar una estimación de medición del comportamiento de la actividad económica en el corto plazo.

Se expresa mediante un índice de volumen físico con base en el año 1990, con desagregación según principal actividad económica de la clasificación de las cuentas nacionales de Bolivia, y toma como fuente toda la información mensual disponible.

Analistas: Desempeño debe ser ‘sostenible’

Los indicadores de crecimiento de la actividad económica en 5,3%, las ventas externas en 34% y la reducción del desempleo urbano a 7,6%, son “excepcionales” y muestran una “recuperación” pero que requiere ser sostenible en el tiempo, coinciden dos analistas.

“Se trata de cifras excepcionales que no estaban en la prognosis (conocimiento anticipado de algún hecho) que se hacía sobre la recuperación de la economía boliviana de manera sostenible”, comentó a LA RAZÓN el economista Horts Grebe.

Argumentó que las cifras son “inesperadas” pero importantes, por ello es necesario hacer un seguimiento para determinar si se mantienen hasta el cierre de la presente gestión.

“Estamos al final del quinto mes del año y esto está reflejando una recuperación que no sé si se va a mantener a lo largo del año. Las cifras me resultan un poco inesperadas, pero tratándose de buenas noticias uno tiene que alegrarse, no vale la pena estar criticando todo el tiempo por los defectos de la política económica —que son muchos—, pero de todas maneras las cifras parecen demasiado grandes en comparación de lo que se esperaba”, reiteró Grebe.

La economía boliviana está volviendo a la normalidad

En tanto, el economista Jaime Analistas: Desempeño debe ser ‘sostenible’ Dunn afirmó a este medio que los datos presentados por el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas muestran que la economía boliviana está volviendo a la normalidad.

“Estamos con un IGAE (Índice Global de la Actividad Económica) del 5,3%, que es un crecimiento positivo, pero ojo, se está comparando con periodos cuando la actividad económica era más baja”, dijo al referirse al periodo del análisis que compara los primeros cuatro meses de los años 2020 (cuando se aplicaron cuarentenas) y 2021.

“Tienes un crecimiento del 5,3% que, medido con una base más baja, significa un mejoramiento pero no una recuperación de todo lo perdido. De todas maneras, son señales positivas. El IGAE es un indicador que muestra la evolución de la actividad económica del país (…) que el pasado año llegó a ser negativo (-10%) y si se incrementó en 5,3% significa que justamente se está reactivando poco a poco la economía”, dijo.

Hacia la reactivación económica

Los analistas coinciden en que los indicadores logrados al cuarto mes del año todavía son preliminares porque existe un largo camino que recorrer para alcanzar la reactivación de la economía nacional.

“Hay un camino largo que recorrer, faltan siete meses hasta fin de año y pueden ocurrir muchas cosas todavía en el trayecto que hagan más verosímil los resultados. Lo importante es que se encuentre una recuperación sostenible con características al mismo tiempo de corrección de ciertos problemas y estrangulamientos que tiene la economía”, apuntó Horst Grebe.

Mientras que Jaime Dunn consideró que falta camino por recorrer, pero que “todo número positivo es bienvenido y todo número que muestra que estamos empezando a normalizarnos es bienvenido”, sostuvo.

Comentar