Industria 4.0: El desafío de la CNI para la próxima década

La Razón / Marzo 04, 2021

  

Tras cumplir 90 años, la Cámara Nacional de Industrias (CNI) asume el desafío de dirigir al sector a la Cuarta Revolución Industrial. En medio de una recesión económica y la emergencia por el COVID-19, busca fortalecer la producción y el comercio.

“El mundo vivió diferentes revoluciones industriales, desde la 1.0 con la máquina a vapor de James Watt a fines del siglo XVIII; la industria 2.0 con la producción en serie de Ford; la industria 3.0 de la electrónica y el Internet en la industria 4.0 de la robótica, los algoritmos, la inteligencia artificial, el data science y estamos en puertas de la industria 5.0; empero, Bolivia pervive entre la primera y segunda revolución industrial en sus industrias pequeñas y medianas, y entre la tercera y cuarta revolución industrial en algunas de sus grandes industrias”, de acuerdo con una evaluación efectuada para LA RAZÓN por el presidente de la Cámara Nacional de Industrias (CNI), Ibo Blazicevic.

En ese proceso de transición tecnológica, la entidad líder y más representativa del sector industrial del país cumple hoy 90 años con el desafío de trazar el rumbo para que las empresas nacionales encaren una nueva revolución en la década que se inicia.

“De cara al 2030, la CNI impulsa el tránsito hacia la industria 4.0 que fortalezca la productividad, las cadenas de valor local y la inserción internacional con productos de alto valor agregado con el sello Hecho en Bolivia”, dice el principal ejecutivo del sector.

Una nueva realidad se escribe en la historia nacional

Agrega que los industriales son testigos de que en medio de la crisis económica y la pandemia del COVID-19, una nueva realidad se escribe en la historia nacional.

“Se trata de una nueva normalidad donde los industriales multiplicamos esfuerzos para agregar no solo de materia prima e insumos a nuestros productos, sino también valor agregado con trabajo, capital y tecnología que permita al país subirse al tren de desarrollo”, sostiene.

En ese marco, considera que el futuro de la industria en Bolivia “estriba” en realizar el salto cuantitativo del actual coeficiente de industrialización del 16% al 25% hacia el 2030 y transitar hacia la industria 4.0 que fortalezca la productividad y el comercio nacional e internacional.

“Desde la CNI afirmamos que el principal desafío de la industria es incrementar su productividad para ser más competitivos en el contexto nacional e internacional y contribuir al desarrollo nacional. Asimismo, debemos trabajar para que junto al Estado se genere un clima apropiado a la iniciativa e inversión privada y se promueva el desarrollo”, insiste Blazicevic.

Crisis de las últimas cuatro décadas

Según el líder de los empresarios industriales, el sector enfrenta la más fuerte recesión económica de las últimas cuatro décadas. Argumenta que conforme a un análisis del desempeño de la industria en 2020, se estableció que debido a los efectos de la pandemia del COVID-19, en 2020 el PIB industrial experimentó una caída de -11,9% cuando en 2019 se llegó a 3,19%, “una reducción de 15 puntos porcentuales, la mayor crisis económica industrial de los últimos 40 años”.

Pese a ello, afirma que a lo largo de 90 años de vida institucional, la CNI contribuyó y seguirá contribuyendo “con profundo trabajo al desarrollo de Bolivia”, además de ser protagonista de trascendentales y relevantes hitos de la historia del país.

La entidad fue fundada en La Paz, un 28 de febrero de 1931 como Cámara de Fomento Industrial, agrupando y representando a empresarios dedicados a la manufactura.

Comentar