Emprendimiento

Galletas saludables de marca Wichtendahl se abren mercado

El Deber / Febrero 23, 2017

Desde que María Inés Herrera Wichtendahl empezó a estudiar Ingeniería Industrial y de Sistemas en la UPSA soñó con una fábrica de galletas. Su proyecto de grado fue un estudio de factibilidad para implementar esta planta industrial. Hoy, junto con su madre y socia, son dueñas de Wichtendahl SRL, una fábrica de galletas saludables de avena que se abre mercado en la ciudad de Santa Cruz, Bolivia.

El emprendimiento demandó una inversión de $us 150.000 en la adquisición del terreno, la adecuación de la infraestructura, la compra e importación de la maquinaria.

Queremos que el público conozca las galletas, que sepan que tenemos el mejor producto para ellos porque somos saludables y deliciosos”, expresó Herrera, que también es la gerenta comercial de la firma.

Estas galletas de avena, que se ofrecen en cuatro variedades (con uvas pasas, con chocolate, con chispas de chocolate y con coco), se las elabora a partir de una receta familiar.

La arquitecta Ingrid Wichtendahl, socia y gerenta general de la empresa, es quien todos los días se encarga de hacer el control de calidad de los productos que se comercializan en paquetes de 200 gramos y se los distribuye en todos los supermercados de Santa Cruz, además del Mercadito Gourmet Lo Nuestro.

Wichtendahl destacó que sus productos contienen proteínas, fósforos y hierro, usan los mejores y más sanos ingredientes, como aceite vegetal light, evitando las grasas trans.

Producción

Con la capacidad instalada de la fábrica se puede producir hasta 1.000 paquetes de 200 gramos por día, de la cual están usando un tercio.
“Tenemos mucho para crecer y ahora estamos buscando más mercados”, acotó Herrera, agregando que trazaron la meta de expandirse al eje troncal del país en cinco años.

La empresa genera 10 empleos directos./ EV

Etiqueta: \ \



Comentar

Nombre *


Email *


Comentario *

Los datos que están marcados con un asterisco (*) son obligatorios, por lo que no puede dejarlos sin contestar.