Mundial Rusia 2018: 6 lecciones de trabajo en equipo que debemos aprender

Bolivia Emprende / Julio 18, 2018

  

El fútbol, pasión de multitudes, es capaz de despertar ilusiones o frustraciones, de llevar las emociones a flor de piel y unir a toda una nación. Hay muchas cosas que se pueden decir del fútbol y más aún de esta copa mundial, pero también hay varias que se pueden aprender de este deporte y una de ellas, la que define la victoria, es el trabajo en equipo.

El fútbol es un deporte que requiere del trabajo en equipo para triunfar. No se puede entender el fútbol sin la colaboración de cada uno de los jugadores, sin el liderazgo de un capitán y sin la estrategia de un director técnico. Así también las empresas requieren del trabajo en equipo de cada integrante para alcanzar el éxito. A continuación describimos 6 lecciones de trabajo en equipo para  emprendedores.

1. Definir los objetivos y las metas

En el fútbol los objetivos y las metas son claros. Todo equipo de fútbol, sabe muy bien que tiene una meta conjunta, donde el éxito personal solo se logrará mediante el éxito de todos. Un equipo del fútbol sabe que todos deben avanzar hacia un mismo lado, y meter más goles que su adversario; ese es el objetivo, y la meta será ganar el campeonato.

De la misma forma, una empresa para crecer debe trazarse objetivos, respondiendo a la visión que la motive a trabajar cada día para lograrlo.

Las empresas que no sean capaces de desarrollar  una cultura corporativa lo suficientemente sólida como para fomentar el interés de sus empleados hacia un objetivo común no conseguirán mantenerse a flote durante mucho tiempo. Es así que una empresa debe definir qué y el para qué.

2. Desarrollar una estrategia como equipo

Cada equipo cuenta con un líder que es el Director técnico quien planea la estrategia y las tácticas para alcanzar su objetivo: meter goles. Para ello Identificar las fortalezas y debilidades de cada jugador o miembro de tu equipo te ayudará a desarrollar una estrategia para aprovechar los puntos fuertes. Identificar las debilidades también ayuda a trabajar sobre ellas para mejorar o incluso que  se puedan convertir en fortalezas, según sea el caso. En el caso del fútbol, un excelente delantero puede guiar y enseñar a un jugador menos experto en esa área para que todo el equipo sea más fuerte y más versátil.

En base a las posiciones el entrenador debe armar una estrategia, estudiar al oponente y hacer un determinado plan apara atacar.

De la misma manera en las empresas a partir de un diagnóstico que ayuden a visibilizar las fortalezas, oportunidades y debilidades se definirá la estrategia que se traduce en cómo se van a alcanzar los objetivos propuestos, De tal manera que contribuya a convertir las debilidades en fortalezas, a potencializar las fortalezas y a capitalizar las oportunidades.

3. Definir los roles

Los roles en el fútbol son varios. Cada futbolista tiene que ejercer un papel. Los centrocampistas son los que tocan más pelotas mientras que los porteros son lo que tocan menos, entre otras particularidades propias del deporte.

Entre los roles se destaca el ‘’estratega’’, que es el ‘’Director Técnico’’. Es el encargado de armar las tácticas con que el equipo jugará cada partido, el que decide quién juega y quién no. Tiene un papel muy importante porque alienta a los jugadores en todo momento, necesita también un ayudante quien debe ser su mano derecha, un entrenador de arqueros para poder trabajar con los arqueros por separado y también un preparador físico que trabaje en parte física de los jugadores que los tenga a punto para cada partido.

Así También en los equipos se destaca el liderazgo de los jugadores, en el equipo Croata brilla el liderazgo del capitán Luka Modric. Los medios de comunicación se refieren así a esta figura:

“¡Qué maravilla es el ‘10’ croata! Siempre elige bien. Con el balón en los pies, Modric juega y hacer jugar. Es un volante con claridad, que tiene grabado cada metro cuadrado del campo. No importa si es el de Luzhniki o el Santiago Bernabéu. Y cuando el rival tiene la pelota, tiene la capacidad de retroceder y recuperar la posesión. A su inteligencia le suma sacrificio. Líder indiscutible, al que no le tiemblan las piernas y le sobre corazón. No es para menos si se trata de alguien que forjó su personalidad a partir de la guerra de los Balcanes, y que debió escapar de Zadar a los 6 años para sobrevivir”.

Si bien se destacan las figuras del fútbol, quien determina la victoria es el trabajo de los equipos.

4. Ajustar y adaptarse a los cambios

En el juego, el equipo técnico debe responder a las eventualidades del fútbol. El fútbol es muy variable, en este deporte cada equipo debe tener a capacidad de adaptarse al cambio y a las diferentes estrategias de su oponente.

En el fútbol y en las empresas el equipo debe ser como el agua tomando la forma del envase en el que se introduce. El gol del oponente a pocos minutos de finalización del partido coloca bajo profundo estrés al equipo y más aún al director técnico. Es en estos momentos que uno debe respirar y asumir rápidamente una nueva forma de ataque concentrándose en el objetivo, ganar.

Por ejemplo el entrenador del equipo español, Vicente del Bosque el cual destacó no solo por ser un buen técnico sino como un gran líder que llevó a España a la victoria del mundial del 2010. Con su personalidad y actitud ha llevado la calma y la paciencia a sus jugadores. El adoptó un estilo diferente al de los otros entrenadores que se caracterizaban por ser arrogantes, impulsivos y de fuerte temperamento. Del Bosque era un hombre sereno, capaz de mantener la calma en incluso las más estresantes situaciones (apenas se notaba lo que gesticulaba después del ver el score del equipo español). Era de naturaleza conciliador y eso es lo que mantuvo la unidad del equipo, con grandes dosis de humildad y fuerza para manejar los vestuarios llenos de estrellas.

Las empresas generalmente tienen dificultades por falta de un fuerte liderazgo que combine capacidad técnica y habilidades motivacionales. 

5. Capacidad de resiliencia

Uno de los grandes valores del fútbol, es la resiliencia, que es la capacidad humana de algunos grupos o de personas, de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas.  Los grandes jugadores superan inmediatamente el dolor de la derrota o cualquier dolor que le produzca el juego.

La primera cosa que el deporte te enseña es que tienes que levantarte cada vez que te caes, sea física o psicológicamente: aprender de los fallos y de las derrotas, recuperarte de las lesiones, superar las críticas injustas, etc. son vivencias que forman parte del cada día para un deportista.

Las empresas no están libres de caer, de fallar y cometer errores o no alcanzar la meta trazada, pero lo importante es aceptarlo y tener la valentía de reponerse replantear las estrategias para alcanzar los objetivos. La fortaleza de tu negocio no se mide por el éxito que obtengas sino por las veces en las que has fallado y has sabido recuperarte para alcanzarlo.

6. Celebrar las victorias

Es emocionante ver que cada gol que entra por el arco impulsa a que los jugadores corran en el campo para abrazarse en conjunto, mientras los espectadores se levantan de sus asientos y gritan al unísono el esperado: Gooooool. Así celebran los equipos sus victorias con abrazos, y gritos cargados de emoción. Sin importar quien haya metido el gol todo el equipo celebra la anotación incluyendo al director técnico y los asistentes de equipo y lo mejor es que con ellos el público, los espectadores que están detrás de las pantallas y la nación entera. Un gol es la victoria compartida por todos así sea el único o vengan muchos más, cada gol cuenta y celebrarlo levanta el ánimo y los motiva a seguir adelante.

En las empresas la apertura de nuevos mercados, el incremento de utilidades, estrenar nueva infraestructura, o el lanzamiento de un nuevo producto también debe ser celebrado, los  líderes empresariales reales valoran, agradecen y felicitan la contribución de su equipo. Son empáticos con cada miembro y esta actitud es  lo que impulsa a las personas a continuar  y avanzar como un conjunto armónico. No todas las celebraciones tienen que ser extravagantes. De hecho, las celebraciones de la victoria son a menudo una gran oportunidad para que puedas reforzar clave de la cultura de su empresa y los valores. Las celebraciones ayudan en el vínculo de los equipos, aumentan la moral y cimentar la cultura corporativa. Trae un sentido personal de la positividad y humanizando todo el proceso.

No se puede dejar que las victorias pasen inadvertidas. La gente necesita un reconocimiento constante y un refuerzo que se vincule a su cultura general. Así como en el fútbol cada gol cuenta y refuerza la unidad del equipo.

También vea

10 lecciones de liderazgo para aprender del Mundial»

Etiquetas:

Comentar