WEF: Reporte de Competitividad Global 2019

WEF / Noviembre 20, 2019

  

El Informe de competitividad global, cuya primera edición se publicó en 1979, realiza una evaluación anual de los impulsores de la productividad y del crecimiento económico a largo plazo.

Esta evaluación se basa en el Índice de Competitividad Global (ICG), que presenta la situación de la competitividad en 141 economías a través de 103 indicadores organizados en 12 pilares. Cada indicador puntúa —en una escala de 0 a 100— lo cerca que se encuentra una economía de la situación ideal o “frontera” de competitividad.

Con una puntuación de 84,8 (+1,3), Singapur se sitúa como la economía más competitiva del mundo en 2019, adelantando a Estados Unidos, que cae a la segunda posición.

La Región Administrativa Especial de Hong Kong (3.º), los Países Bajos (4.º) y Suiza (5.º) completan los cinco primeros puestos.

Fuente: Reporte de Competitividad Global 2019

Las 141 economías analizadas obtienen un promedio de 61 puntos, casi 40 puntos por debajo de la frontera. Este déficit de competitividad global es todavía más preocupante en un momento en que la economía mundial se enfrenta a una posible crisis. La inestabilidad del contexto geopolítico y las crecientes tensiones comerciales alimentan la incertidumbre y podrían precipitar una desaceleración. Sin embargo, algunos de los países que obtienen mejores resultados en el ICG de este año parecen beneficiarse de las disputas comerciales a través de la diversificación del comercio; así ocurre en el caso de Singapur (1.º) y Vietnam (67.º), que es el país que más ha mejorado en el índice de este año.

“El Índice de Competitividad Global 4.0 proporciona una brújula para prosperar en la nueva economía donde la innovación se convierte en el factor clave de competitividad. El informe muestra que aquellos países que integran en sus políticas económicas un énfasis en infraestructura, habilidades, investigación y desarrollo, y apoyan a los que quedan, son más exitosos en comparación con aquellos que se enfocan solo en factores tradicionales de crecimiento”, afirmó Klaus Schwab, Fundador y Presidente Ejecutivo del Foro Económico Mundial.

Aspectos destacados por regiones y países

Con una puntuación de 84,8 sobre 100, Singapur es el país más cercano a la frontera de competitividad. Otras economías del G-20 que se sitúan entre los diez primeros puestos son Estados Unidos (2.º), Japón (6.º), Alemania
(7.º) y Reino Unido (9.º), mientras que Argentina (83.º, baja dos puestos) ocupa el puesto más bajo de los países pertenecientes al G-20.

La presencia de numerosos países competitivos de Asia-Pacífico convierte a esta región en la más competitiva del mundo, seguida muy de cerca por Europa y América del Norte. En Asia-Pacífico, Singapur lidera la clasificación regional y mundial gracias a que puntúa entre los diez primeros países en siete de los doce pilares del ICG, como
infraestructuras (95,4), salud (100), mercado de trabajo (81,2), sistema financiero (91,3) y calidad de las instituciones públicas (80,4), aprovechando asimismo el hecho de ser la economía más abierta del mundo. Le siguen la RAE de Hong Kong (3.º), Japón (6.º) y Corea (13.º). China ocupa el puesto 28.º (es el país mejor clasificado de los BRICS), mientras que el país de esta región que más ha mejorado este año es Vietnam, en el puesto 67.º. La clasificación revela las grandes diferencias que existen en términos de competitividad a escala regional. Aunque en esta región se encuentran algunas de las economías tecnológicamente más avanzadas del mundo, las puntuaciones medias de capacidad de innovación (54,0) y dinamismo empresarial (66,1) son relativamente bajas, quedando por detrás de Europa y América del Norte.

Estados Unidos (2.º puesto global) lidera la región de Europa y América del Norte. Pese a perder un puesto, Estados Unidos sigue siendo un motor de innovación, clasificándose 1.º en el pilar de dinamismo empresarial y 2.º en capacidad de innovación. Va seguido de los Países Bajos (4.º), Suiza (5.º), Alemania (7.º), Suecia (8.º), Reino Unido (9.º) y Dinamarca (10.º). Entre otras grandes economías de esta región, Canadá ocupa el 14.º puesto, Francia el 15.º, España el 23.º e Italia el 30.º. El país que más ha mejorado es Croacia (63.º).

En América Latina y el Caribe, Chile (70,5, 33.º) es la economía más competitiva gracias a la estabilidad de su contexto macroeconómico (1.º, con otras 32 economías) y el grado de apertura de sus mercados (68,0, 10.º). Va seguido de México (48.º), Uruguay (54.º) y Colombia (57.º). Brasil, pese a ser la economía que más ha mejorado en la región, se sitúa en el puesto 71.º, mientras que Venezuela (133.º, baja seis posiciones) y Haití (138.º) cierran la clasificación regional. Esta región ha realizado importantes mejoras en muchas áreas, pero todavía está rezagada en calidad institucional (la puntuación media regional es de 47,1) y capacidad de innovación (34,3), las dos puntuaciones regionales más bajas.

Integrando la tecnología

Los gobiernos deben anticipar mejor las consecuencias no deseadas de la integración tecnológica e implementar políticas sociales complementarias que apoyen a las poblaciones a través de la Cuarta Revolución Industrial. El informe muestra que varias economías con una fuerte capacidad de innovación como Corea del Sur, Japón y Francia, o una capacidad creciente, como China, India y Brasil, deben mejorar su base de talentos y el funcionamiento de sus mercados laborales.

Fuente: Reporte de Competitividad Global 2019

Las economías más grandes del mundo también tienen margen de mejora en la gobernanza tecnológica. Según la forma en que los marcos legales de sus países se están adaptando a los modelos de negocios digitales, solo cuatro economías del G20 llegaron a los 20 principales: Estados Unidos (1 °), Alemania (9 °), Arabia Saudita (11 °) y Reino Unido (15 °). . China ocupa el puesto 24 en esta categoría.

¿Qué países tienen las habilidades digitales para liderar la 4ta Revolución Industrial?

  • Finlandia
  • Islandia
  • Suecia
  • Suiza
  • Estados Unidos
Fuente: Reporte de Competitividad Global 2019

Educación, educación, educación

La adaptabilidad del talento es crítica. Vale la pena permitir que la fuerza de trabajo contribuya a la revolución tecnológica y pueda hacer frente a sus interrupciones. La adaptabilidad del talento también requiere un mercado laboral que funcione bien y que proteja a los trabajadores, no a los trabajos. Las economías avanzadas como Corea del Sur, Italia, Francia y, en cierta medida, Japón necesitan desarrollar su base de habilidades y abordar las rigideces en sus mercados laborales. A medida que crece la capacidad de innovación en economías emergentes como China, India y Brasil, necesitan fortalecer sus habilidades y su mercado laboral para minimizar los riesgos de efectos sociales negativos.

Situación de Bolivia

Bolivia se encuentra en el puesto 107 de 141 economías.

Fuente: Reporte de Competitividad Global 2019

Otras conclusiones del informe de este año

Además de la clasificación del índice, el informe presenta información adicional acerca del estado de la economía mundial. En relación con la concentración del mercado, el informe revela que los líderes empresariales de Estados Unidos, China, Alemania, Francia y Reino Unido creen que la fortaleza de las principales empresas en el mercado se ha intensificado en los diez últimos años.

En lo que respecta a la capacidad para encontrar trabajadores calificados, Estados Unidos es el único país del G-7 que se sitúa entre los diez primeros. De hecho, es la mejor economía del mundo en esta categoría. Le siguen Reino Unido (12.º), Alemania (19.º), Canadá (20.º), Francia (41.º), Japón (54.º) e Italia (63.º). China ocupa el puesto 40.º.

Las economías más grandes del mundo también tienen margen de mejora en el ámbito de la gobernanza tecnológica. Contestando a la pregunta de cómo se adapta el marco jurídico de su país a los modelos de negocio digitales, solo cuatro economías del G-20 alcanzan los veinte primeros puestos. Se trata de Estados Unidos (1.º), Alemania (9.º), Arabia Saudí (11.º) y Reino Unido (15.º). China se sitúa en 24.a posición en esta categoría.

Acerca del nuevo Índice de Competitividad Global 4.0

Tras cuatro décadas de experiencia realizando comparativas de competitividad, el Índice de Competitividad Global 4.0 del Foro Económico Mundial es un indicador compuesto que analiza el conjunto de factores que determinan el nivel de productividad de una economía, que es la variable que se considera en general más determinante del crecimiento a largo plazo. El marco del ICG 4.0 se construye en torno a 12 factores de productividad o pilares principales: instituciones, infraestructura, adopción de TIC, estabilidad macroeconómica, salud, competencias, mercado de productos, mercado de trabajo, sistema financiero, tamaño del mercado, dinamismo empresarial y capacidad de innovación. Comprende 103 indicadores individuales distribuidos entre los 12 pilares.

Plataforma para forjar el futuro de la nueva economía y sociedad

El Informe de competitividad global es una publicación emblemática de la Plataforma para forjar el futuro de la nueva economía y sociedad del Foro Económico Mundial. Esta Plataforma ofrece la oportunidad de promover economías y sociedades prósperas, inclusivas e igualitarias. Se centra en la creación conjunta de una nueva visión en tres áreas interrelacionadas: crecimiento y competitividad; educación, competencias y trabajo; e igualdad e inclusión. Trabajando en colaboración, las partes interesas profundizan en su conocimiento de temas complejos, definen nuevos modelos y normas e impulsan acciones colaborativas ampliables a escala para conseguir cambios sistémicos.

Descargar el Reporte de Competitividad Global 2019

Descargar el Reporte de Competitividad Global 2019 »

Comentar