Fomento de la transición energética eficaz edición 2021

WEF / Abril 26, 2021

  

La última década ha establecido el fuerte impulso inicial para transformar el sistema energético para las próximas décadas. La escalada de nacientes tecnologías y un mayor enfoque en el cambio climático que se ha fijado firmemente la atención mundial en la descarbonización de sistemas energéticos.

Este viaje está lejos de terminar. A partir de 2018, 81% de la energía del mundo todavía era suministrada por fósiles combustibles, las emisiones globales de gases de efecto invernadero aumentaron hasta 2019 y más de 770 millones de personas en todo el mundo todavía carecen de acceso a la electricidad. La transformación de los sistemas energéticos necesitan para aumentar su impulso para ayudar a lograr objetivos críticos como el Programa Sostenible de la ONU Objetivos de desarrollo y Acuerdo de París.

Una década de transición en la energía marca un nuevo alto, pero se requiere aceleración

Esta edición marca el décimo aniversario de la evaluación comparativa del Foro Económico Mundial de países sobre el progreso de su transición energética. Aprovechado la oportunidad para mirar atrás a las lecciones aprendidas de la última década, mientras también se espera con ansias el viaje por delante.

  • Las puntuaciones totales de ETI aumentaron respecto a la década pasada los países que contabilizan colectivamente para el 86% del suministro energético total mundial y para el 88% de las emisiones globales de CO2 de Combustión de gasolina.
  • El ranking de los mejores países de la ETI tiene se mantuvo en general constante durante la última década. Dinamarca, Finlandia y Reino Unido, los que más mejoraron en las 10 primeras posiciones, fueron capaz de mejorar el rendimiento de su sistema energético y resultados de sostenibilidad gracias a un entorno regulatorio, mezcla energética diversificada y fijación de precios de la energía que reflejen los costes.
  • Países con demanda de energía en aumento, como China, India y naciones del África subsahariana, han registrado las mayores ganancias, pero sus puntajes en el ETI siguen siendo bajos en términos absolutos.

Avances en el acceso a la energía; la confiabilidad es la próxima frontera

Durante los últimos 10 años, más del 70% de los países que son parte del Índice de transición energética (ETI por sus siglas en inglés) avanzaron en materia de energía dimensión de acceso y seguridad, principalmente debido a la mejora en los niveles de acceso a la electricidad en el mundo. Sin embargo, se necesitan más esfuerzos para mejorar la calidad del suministro eléctrico en zonas electrificadas. Esto es fundamental para la entrega de servicios públicos, como pruebas y vacunación programas para COVID-19. Además, cada vez más el clima es impredecible. Los eventos han expuesto la vulnerabilidad de las redes, subrayando la urgente necesidad de modernizar y mejorar la resiliencia de la transmisión de electricidad e infraestructura de distribución.

Fuertes avances logrados en sostenibilidad del medio ambiente, pero quedan brechas importantes

Se han logrado avances alentadores en sostenibilidad ambiental en el pasado 10 años, con países que representan el 88% de suministro global de energía total mejorando sus puntajes en esta dimensión.

  • La intensidad energética media mundial se redujo en un 15% entre 2010 y 2018. Sin embargo, este la mejora aún no se ha traducido completamente en ganancias significativas, ya que la intensidad del carbono de la combinación energética fue en general plana en el mismo periodo.
  • Si bien ha habido avances alentadores en áreas tales como niveles crecientes de inversión y compromiso político, el progreso ha sido lejos más lento en traducir ambiciones en acciones y al darse cuenta de la transformación de la energía estructura del sistema en sí.
  • La cantidad total de electricidad generada a partir el carbón ha estado en una trayectoria ascendente a lo largo de los últimos 10 años. Identificar formas viables para la jubilación anticipada de activos intensivos en carbono que son necesarios para acelerar la transición.
  • Evaluar la resiliencia de transición energética

Durante los últimos 10 años, solo 13 de los 115 los países de referencia han hecho ganancias (definidas como consistentemente por encima del promedio mejoras de rendimiento en el índice). Esto demuestra la dificultad de mantener el progreso y las complejidades de la transición energética. Las alteraciones sistémicas como la pandemia han subrayó el impacto de los choques externos.

La transición energética ha mostrado signos de resiliencia a través de COVID-19, que destacó la resiliencia de las energías renovables en particular. Sin embargo a pesar la breve caída de las emisiones durante la pandemia,
las emisiones globales se han recuperado desde entonces, según a la Agencia Internacional de Energía.

Mientras se dirige más profundamente en la década de acción durante el cual se debe acelerar el progreso hacia la transición y reducir a la mitad las emisiones para 2030 para mantener el rumbo para cumplir con el objetivo del Acuerdo de París de 1,5 ° C: no puede permitirse perder el impulso o, peor aún, ir en reversa.

Imperativos que aumentan la resiliencia de la transición energética

Este informe identifica tres imperativos para aumentar la resiliencia de la transición energética:

  1. Ofrece“transición justa” para todos. La desigualdad está en el aumento y la aceptación generalizada de las partes interesadas es un requisito previo para la resiliencia. La transición energética en sí cambiará los flujos de recursos y restablecerá los sectores del sistema energético de manera que, si no se planifica, podría dar lugar a consecuencias no deseadas y dejar comunidades enteras a la deriva. Los responsables de la formulación de políticas deberían priorizar medidas de apoyo a la economía, fuerza laboral y sociedad en general a medida que los países cambian a un sistema energético con bajas emisiones de carbono. Esto requerirá un enfoque inclusivo para evaluar la política energética y decisiones de inversión.
  2. Acelera la electrificación y vaya más allá. Electrificación y ampliación de las energías renovables son pilares fundamentales de la transición energética y deben aumentarse rápidamente. Sin embargo, la coordinación por el lado de la demanda y la contribución de otras fuentes de energía son necesario para lograr el impacto total requerido. Mayor financiación de I + D e intersectorial se necesita colaboración para descarbonizar completamente sistemas energéticos, de hidrógeno verde y tecnologías de emisión negativa para optimizar digitalmente la demanda habilitada.
  3. Redobla el sector público-privado colaboración. El Panel Intergubernamental de la ONU sobre Cambio Climático (IPCC) estima que la inversioón anual en energías limpias y eficiencia energética necesita aumentar en un factor de seis para 2050,6 en comparación con los niveles de 2015, para limitar el calentamiento a 1,5˚C. A pesar de la creciente afluencia de capital al sector, siguen existiendo importantes brechas de financiación, en particular en mercados emergentes y tecnologías incipientes. Colaboración entre los sectores público y privado, incluyendo el riesgo compartido como soluciones bajas en carbono madura, atraerá las fuentes diversificadas y resilientes de capital necesario para varios años y varias décadas inversiones en sistemas energéticos.

Construyendo una transición energética eficaz y resiliente que requiere todas las manos a la obra. A medida que los países buscan recuperarse del impacto de COVID-19, hay una oportunidad de reiniciar y repensar la forma en que alimentamos nuestras economías, producen materiales e incluso cómo viajamos y vivimos. Es fundamental enraizar la energía transición económica, política y prácticas sociales para que el progreso sea irreversible.

 

Descargar publicación

Descargar publicación: Fomento de la transición energética eficaz edición 2021

Etiquetas:

Comentar