Manos talentosas transforman palets desechados en muebles rústicos

Página Siete / Marzo 03, 2020

  
Fuente imagen: Página Siete

Los palets para el transporte seguro de carga desechados son aprovechados por Danny Velasco Cuba, un carpintero innovador que apostó por transformar la madera de estos soportes de mercancía en muebles rústicos.

Los palets – que en su mayoría son de madera pino- se convierten en juegos de comedor, sillones, maseteros y hasta en soportes de relojes electrónicos. Velasco señala que sus muebles cada vez reciben mayor interés en la población que aprecia su estilo rústico.

Los soportes, que son levantados por montacargas en los lugares de producción o almacenamiento, sufren algunos deterioros y por ello son desechados. Aquí es cuando llega el reciclado de la mano de Velasco.

El emprendedor cuenta que paga entre 20 y 50 bolivianos por cada soporte de madera. Por ahora compra los palets en dos grandes imprentas de la ciudad de La Paz y de varias industrias menores que se encuentran en El Alto.

Recuerda que hasta hace algunos años las fábricas desechaban estos materiales; pero recalca en los en los últimos tiempos fueron tomando valor con la moda del reciclaje y de los objetos hechos a mano.

“Antes no les daban mucho valor y cada uno costaba 10 bolivianos, ahora los palets subieron hasta 50 bolivianos. El precio depende de cómo quedó el recipiente después de su uso, porque los de pino son los más buscados”, cuenta el carpintero.

“Además -recalca- observé que en otras ciudades lo hecho a mano y lo rústico es más atractivo y todo eso fue lo que me impulsó a fabricar muebles”.

Velasco cuenta que ahora recibe pedidos a través de Facebook porque ha crecido la demanda de muebles personalizados. “Los clientes me llaman, me muestran el lugar donde quieren instalar un determinado mueble y piden que sean rústicos. Para ello, debemos envejecer a la madera. Mientras más antigua parezca es mucho mejor y tiene más valor”, precisa.

Pupitres para escolares.

En su taller, ubicado en la avenida Los Sargentos (Costanera), en la zona Sur de La Paz, Velasco da vida a una infinidad de muebles que van desde relojes hasta juegos de comedor.

“Lo que más piden los clientes paceños son sillones para los patios o jardines, adornos para diferentes lugares de la casa, divisiones interiores, macetas donde van colgadas flores. Se pegan a una pared y se ven elegantes”, detalló.

Como la madera de los palets es delgada se la puede armar de distinta forma. Por ejemplo, entre sus productos más requeridos están las cajas para los relojes de pared. El artesano pone en línea horizontal las tablas y al se coloca un reloj automático o electrónico.

“Ahora estamos fabricando muebles para restaurantes que piden que parezcan envejecidos. Para lograr ese efecto quemamos la madera pino con un soplete para obtener unas vetas que ya no necesitan ni pintura. Luego se le puede dar un esmalte y queda listo”, asegura.

Velasco indica que su taller tiene la capacidad de producir en una semana hasta dos juegos de comedor que comprenden dos mesas centrales y cuatro sillas plegables, que son ideales para el patio o jardín.

Asegura que cada juego llega a costar entre 500 y 600 bolivianos. Este precio incluye la estructura metálica que tienen por dentro los muebles. “Al metal lo vamos forrando con madera de pino, con madera de los palets. Es decir, que estos muebles son casi eternos porque a este tipo de madera tampoco le afecta las termitas”, añade.

El emprendedor recuerda que el interés por transformar la madera desechada en muebles la heredó de su abuelo y de su padre. “Hace tiempo hacíamos demoliciones de construcciones y las casas antiguas usaban pino oregón. Esta es una madera eterna porque es traída de Canadá y lleva ese nombre por una ciudad de ese país. Llegaban en bodegas del ferrocarril desde Arica a La Paz para la construcción de casas antiguas”.

Un mostrador  con madera de palets para adornar la sala.

Recicla la madera

  • Palets. Un palet es una plataforma horizontal que es empleada como soporte para transportar diferentes mercancías con ayuda de grúas hidráulicas. La madera que se utiliza para los palets, en su mayoría de pino, es de bajo grosor.
  • Reciclado. El carpintero Danny Velasco aprovecha los palets desechados por los industriales para convertirlos en muebles rústicos que actualmente son muy demandados por restaurantes.
  • Redes. Velasco recibe pedidos en su cuenta de Facebook. Dice que los diseños los proponen los clientes y él responde con gusto a la expectativa.

Comentar