Microfinanzas

El modelo “exitoso” de Microfinanzas tiene más desafíos

El Diario / Noviembre 17, 2014

  

El número de personas con acceso a los servicios financieros se ha incrementado en el país. Las entidades de microfinanzas, creadas a partir de la segunda mitad de la década de los 80, han permitido ahora que el número de beneficiados aumenten.

microfinanzas

Fuente: El Diario

En ese contexto, Pilar Ramírez, impulsora de las microfinanzas, señaló que la crisis de mediados de los 80 abrió la posibilidad de una nueva alternativa de prestar servicios financieros, en la presentación del libro de Reynaldo Marconi: el Milagro de las Microfinanzas.

La vendedora de comida del mercado, la que vende dulces, el pequeños transportista o el micro, pequeño o mediano empresario boliviano ahora pueden acceder a servicios financieros, y lo más importante a créditos”, señaló Marconi en la presentación de su libro.

Llegar a ese público amplió la inclusión financiera a nivel nacional, pero para Corina Straatsma, directora Oficina Regional Sudamérica Hivos, todavía hay desafíos que cumplir, como ampliar la cobertura al área rural, cuyos invitados a encarar la tarea son las microfinancieras y el Estado.

El desafío ahora es cómo invertir de manera inteligente en áreas rurales”, opina Straatsma a tiempo de destacar el trabajo que realizó el sector en el país hasta la fecha, al abrir el acceso al crédito a más personas, y –dice- que es un modelo exitoso a nivel urbano y en zonas rurales.

Si bien es una responsabilidad compartida entre las microfinancieras y el gobierno, para llegar más a las zonas rurales, la mayor responsabilidad recae en las autoridades nacionales, ya que ellos son los encargados de elaborar políticas y ejecutarlos, con financiamiento público, que bien puede ser financiado con regalías o ingresos de la venta de gas.

Comunidades pobres

A pesar del gran avance que tuvo el país en los últimos años, en reducir la pobreza y aumentar el número de habitantes de la clase media, todavía hay comunidades pobres, tanto en el oriente y occidente.

Por lo que, invertir en un complejo deportivo en una comunidad que no ha desarrollado su actividad productiva, no es muy inteligente; y más se debería apuntar a crear programas o planes para mejorar su producción.

Para Straatsma las regiones tienen potenciales económicos, ya que posee recursos naturales, tierras, y la pregunta que deben hacerse (las instituciones públicas y privadas) es cómo hacer más productiva la tierra.

A la pregunta de que sí el microcrédito puede solucionar la pobreza, Straatsma afirma que no, ya que el sector dirige su atención a micro actividades económicas para apoyar su crecimiento y desarrollar sus planes de negocios.

Por esas razones ahora las entidades deben analizar dónde invertir y qué tipo de créditos otorgar.

Alianzas

Ahora, en un mundo competitivo y más globalizado a través de la tecnología, las alianzas forman parte de los desafíos no sólo de las entidades microfinancieras, sino de todas las instituciones que operan en el mercado.

Es verdad que el now how financiero en temas micros, lo tienen las entidades de microfinanzas, ahora el capital para ampliar la cobertura de créditos y apoyar el desarrollo productivo o económico, la poseen los bancos. Si éstos dos formarán alianzas la inclusión financiera sería mayor.

El sector tradicional, si bien ingresó en micro y pequeños créditos, la mayor parte de las operaciones lo hacen en zonas urbanas, pero en volúmenes mínimos en áreas rurales.

Algunas entidades bancarias ya tomaron la delantera en la alianza, y ya operan en áreas rurales a través de microfinancieras.

Tasas

En el caso de tasas de interés, están un poco por encima de la banca tradicional, sin embrago se considera una de las más bajas a nivel regional. México tiene los créditos más pequeños, el interés no corre la misma suerte.

Las entidades de microfinanzas han desarrollado una serie de productos para que los pequeños agropecuarios, microemprendimientos en Bolivia, entre otros, puedan financiar sus actividades económicas; pero también desarrollan créditos de consumo.

Y en ese marco, el área rural ha desarrollado su actividad económica, sin embargo el ingreso de las regiones no ha sido uniforme, debido a que cada una tiene sus características productivas.

El emprendimiento

La mujer ha jugado un papel importante en el desarrollo de las microfinanzas. Su espíritu emprendedor ha facilitado su acceso al microcrédito, y fue una oportunidad para invertir en sus familias, y en otros independizarse de su conyugue.

Lo cierto es que la industria de la microfinanza no soluciona la pobreza pero ha contribuido al desarrollo económico de muchas familias.

El número de mujeres que accedieron a los créditos es un número interesante, que crece cada año.

Micro ahorro

Por otra parte, Enrique García Ayaviri, miembro de la Academia de Ciencias, el Libro: el Milagro de las Microfinanzas motiva a un análisis del sector y propone nuevas formas de articular el funcionamiento, con el tejido productivo del país.

No sólo eso sino que el libro muestra cómo se incrementó el micro ahorro, y el cumplimiento de los pagos del financiamiento es un tema a resaltar.

El autor del libro señala que la cobertura creció en los dos últimos años, a través de la puesta en marcha de cajeros automáticos y sucursales u oficinas; además el sector tiene el orgullo de crear y exportar tecnología; un ejemplo son los cajeros bilingües en el área rural.

En el microscopio 2013, Bolivia se ubicó en segundo lugar, después de Perú. Las razones son las siguientes: Bolivia se clasificó en el segundo lugar, las modificaciones del entorno regulatorio perjudicaron su puntaje, dice el informe.

Según el informe, en Bolivia la Ley de Servicios Financieros introdujo topes formales a las tasas de interés y cuotas a los préstamos, pero además ejerce presión sobre la capacidad regulatoria y supervisora de la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI).

El sector del microcrédito ha sido golpeado por una importante modificación impositiva, que ha restringido la rentabilidad de las instituciones microfinancieras reguladas.

Bolivia en el indicador de marco regulatorio se ubicó en el séptimo lugar; en el marco institucional de apoyo, en el segundo lugar; en la estabilidad se ubica en el puesto veinte.

A pesar de haber demostrado que los sectores más pobres del mundo pueden ser prestatarios fiables, el crecimiento del microcrédito también ha puesto de manifiesto la carencia general de servicios financieros a los que tienen acceso.

Según La base datos de inclusión financiera Global Findex del Banco Mundial1, 2.500 millones de habitantes no tienen ningún tipo de cuenta bancaria, cifra que incluye a un 75% de los que ganan menos de $us 2 por día. Esta falta de acceso impide el desarrollo de actividad económica de diferentes maneras.

Fuente: artículo preparado por el Dr. Paul Kielstra (Consultor independiente).

Reto de la Normativa

Rudy Araujo, secretario General de la Asociación de Supervisores Bancarios de las Américas (ASBA), afirma que las entidades de regulación tienen que pasar por una empinada curva de aprendizaje como todo el mundo para entender los productos y servicios, a veces novedosos, que se están empleando para promover la inclusión financiera. Deben tener una actitud abierta y “entender las intenciones del producto, es decir, si van a generar o no riesgos al sistema financiero y, en su caso, encontrar la manera de incorporarlos en un marco de supervisión”.

Otro elemento que se suma a las complicaciones es que la supervisión de este mercado requiere cada vez más una interacción con compañías y autoridades de supervisión de otros sectores, como las telecomunicaciones.

Fuente: Microscopio global sobre el entorno de negocios para las microfinanzas 2013. Índice y estudio realizado por The Economist Intelligence Unit, con auspicio de FOMIN, CAF y Center for Financial inclusión y Citi Microfinance.

Comentar