Liderazgo

10 formas de iniciar una conferencia efectiva

Bolivia Emprende / enero 18, 2016

presentacion 2

Una de las partes más importantes de una conferencia o presentación es el inicio, la introducción que da apertura al desarrollo de un tema. Las palabras de inicio definen el éxito de un presentación, dado que es en los primeros minutos que se tendrá la oportunidad de enganchar o no a la audiencia al tema a desarrollarse, así también en esos primeros minutos el público harán rápido escaneo de la capacidad de elocuencia y carisma del locutor. ¿Cómo captar la atención del público y para mantener su interés durante toda la presentación? He aquí 10 formas para iniciar una presentación efectiva.

Los líderes exitosos planifican desde los primeros segundos su presentación porque saben que el tiempo en el que la gente está más atento a lo que uno va a decir, entonces como presentador o conferencista no puedes perder esos valiosos segundos en bromas que no tienen relación con el tema, o dar disculpas por la mala organización o retraso, o agradecimientos o muletillas como: umm, ehh, ¿está claro?. Para evitar este tipo de errores y trabas en el discurso, te recomendamos:

1. Rompe el hielo con una historia

Te hallas ante un gran número de personas listas para escucharte, una manera de romper el silencio e iniciar un discurso es a través de una historia. A los seres humanos nos encanta por naturaleza escuchar historias. Desde pequeños disfrutamos y aprendemos de ellas a través de fabulas, cuentos etc. Y la edad adulta no frena esta condición continúa siendo muy motivante escuchar historias de vida reales o ficticias.

Si bien al público le gustan las historias, puede aún valorarlas más si relatas una historia sobre ti que esté relacionada al tema de la presentación, aunque esto no es un requisito. También puedes apoyarte en relatos de un acontecimiento histórico, fábula u otro género pero lo importante es que sintetice el punto clave de tu mensaje.

La historia debe ser breve de 60 a 90 segundos, tiempo suficiente para cautivar a tu audiencia.

2. Convoca a la reflexión a través de preguntas

Puedes motivar la reflexión del público a través de preguntas retóricas que lleven a tu auditorio a pensar para sí mismos. Este tipo de preguntas no exigen una respuesta hablada sino más bien esa reflexión personal buscada por el orador. Por ejemplo, como Shakespeare escribió en El Mercader de Venecia “¿Si nos pinchan, no sangramos? ¿Si nos hacen cosquillas, no nos reímos? ¿Si nos envenenan, no morimos? ¿Y si nos agravian, no nos vengaremos?”.

3. Brinda una cifra o dato impactante

Los facts, o hechos reales de impacto son provocadores de admiración o sorpresa en el público lo que los mantiene atentos durante una conferencia. Por ejemplo; “cada año se talan [un número] de árboles”. Los datos te dan mayor credibilidad ante la audiencia.

4. Acude a frases y citas

No te creas fuente de conocimiento, también acude a las apalabras de sabios y expertos líderes emprendedores para reforzar tu mensaje e inspirar a tu público. “La prueba del líder es la capacidad de reconocer un problema antes de que se convierta en una emergencia”. John Maxwell.

5. Asume el poder de la imagen

“Una imagen vale más que mil palabras” reza el dicho y valiéndote en él, no solo debes apoyarte en las palabras o el texto de tu presentación también puede recurrir a otros recursos como las imágenes, las mismas pueden usarse como figuras retóricas, es decir como metáforas del mensaje que se quiere transmitir. Por ejemplo; un iceberg para representar el hundimiento o fracaso ante la actitud del mínimo esfuerzo.

6. Apela a tu creatividad

Para convocar la atención del público otra forma es llevar un objeto que a simple vista no signifique nada, pero que esconde alguna historia o información interesante o tal vez o pueda ser usado en una dinámica de grupo. Le da colorido a la conferencia y provoca atracción del auditorio.

7. Coloca audio

No es muy usual pero por lo mismo puede marcar la diferencia a otras conferencias. El colocar un audio ante el público genera una amplia atención y curiosidad por lo que se va a decir, en tal sentido es un recurso muy útil para colocar sonidos o diálogos de personajes reconocidos que se refieran al tema a tratar para después hacer preguntas al auditorio para ampliar o contrastar el tema.

8. Coloca un video

Si una imagen puede decir más que mil palabras imagínate un video corto de una historia o reportaje sobre el tema, y testimonios. Un video puede apelar a la reflexión y a las emociones de la audiencia generando una mayor engagement con las mismas.

9. Haz una promesa y cúmplela

Si vas a hacer un promesa debes tener la seguridad de poder cumplirla, bajo ese entendido, otra forma de comenzar una presentación es haciendo una promesa factible para mantener las expectativas de la misma durante la conferencia y cumplirla al final de la conferencia, esto ayuda a cerrar el círculo del tema.

Según relata el experto en presentaciones Roger Prat que su profesora de finanzas corporativas de MBA utilizó muy bien el recurso de la promesa cuando comenzó su clase diciendo: “Hoy, a las 21:45, les voy a revelar el secreto de….”

Aunque no recuerda lo que prometió. Durante la clase Prat, fue recordando la promesa de las 21:45. Y cuando llegó la hora, el discurso de la profesora llegó al punto que había prometido.

Así todo el discurso había estado meticulosamente preparado para llegar al punto exacto en la hora indicada, manteniendo el constante interés y la expectativa de los estudiantes.

Lo que prometas debe ser algo que puedas hacer o que pueda ocurrir durante la presentación.

10. Acude a la incomprensión o frases impredecibles

Cuando vas a dar una presentación sobre un determinado tema ya sea sobre tu empresa, el cambio climático, cuidado del medio ambiente, la injusticia social u otro, la gente espera de antemano que afirmes tu posición comúnmente aceptada para un tema, por ejemplo el público espera un mensaje a favor del cuidado del medio ambiente, una posición en contra la injusticia o los efectos del cambio climático y un mensaje que glorifique a tu empresa, es decir la gente espera la obvio y para muchos lo obvio puede tornarse aburrido.

Entonces una forma de voltear esas percepciones y sorprender a tu audiencia es acudir a la incomprensión o frases impredecibles por ejemplo: puedes empezar diciendo “Nuestra empresa no es ni la mejor ni la más barata”. Esta frase despertará a más de uno y va a desconcertar a tu audiencia, que estará esperando que digas que tu empresa es la mejor, la más grande, la que más vende etc, y te dará paso a desarrollar tu presentación para luego dar las luces de porqué tus productos valen la pena. Así se termina dándole sentido a la frase inicial.

También te recomendamos ver >>  7 Tips para dar una excelente presentación de la empresa»

Vía: Blog-es.prezi.com

Etiqueta: \ \



Comentar

Nombre *


Email *


Comentario *

Los datos que están marcados con un asterisco (*) son obligatorios, por lo que no puede dejarlos sin contestar.