Negocios

Los Parrales, en cruzada mundial por el singani boliviano

Los Tiempos / Julio 12, 2017

  

Singani Los Parrales tiene sólo 12 años de vida, pero en ese breve tiempo ya ganó 15 premios internacionales, abanderó la difusión del singani en el mercado mundial, encabeza las exportaciones de esta bebida entre todas las bodegas bolivianas y acaba de proponer un nuevo vaso para el consumo del néctar.

Justamente, el último de estos premios es una medalla doble oro, lograda en el concurso de bebidas espirituosas de San Francisco (Estados Unidos), que, según el gerente de Producción de la empresa, Franz Molina, es uno de los certámenes de mayor prestigio a nivel mundial.

Es el primer singani en obtener semejante premio”, explica Molina y agrega que la bodega tuvo que hacer frente a otras 3.400 muestras que clasificaron entre todas las bebidas del mundo para participar del concurso, en el que además intervinieron 47 jurados internacionales y expertos degustadores.

Además, para poder competir en el concurso, la empresa invirtió dos meses y un sinnúmero de ajetreos, pues los organizadores exigían bastantes requisitos, como análisis químicos, permisos, registros sanitarios y otros.

Uno de los factores más curiosos que Los Parrales tuvo que remontar es el hecho de que el mercado mundial desconozca la existencia del singani. Es más, en algunos concursos la clasifican como una variedad de brandy, de champán o el pisco, cuando el singani tiene “vida propia”.

Por ello, la empresa, según explica Molina, no sólo se lleva un premio que le vale un mérito institucional, sino que también abre mercados para otros singanis bolivianos, pues se despierta el interés mundial para conocer esta bebida.

“Tenemos como política de la empresa reinvertir lo ganado durante el año en tecnología, equipamiento e investigación. Estos esfuerzos han dado como resultado que hayamos conseguido el premio”, explica Molina.

Los Parrales, con sus 400 mil botellas anuales, de los cuales el 8 por ciento va al mercado exterior, es a la fecha, la empresa de singanis que lidera las exportaciones bolivianas de esa bebida.

“Estamos entrando al mercado chino, estamos exportando a México, Suiza y Estados Unidos. Fuimos los primeros en entrar a este país, y la idea es que este año también se pueda exportar a Alemania y Holanda, añade a tiempo de considerar que el último premio ayudará a abrir las puertas.

Finalmente, Molina explica que, después de dos años de estudio y con la participación de una empresa alemana, Los Parrales creó también un vaso especial para el consumo del singani, así como ya existen copas para el vino, champán o cerveza.

Según Molina, esto ayuda un montón considerando que se busca conservar los aromas y el sabor al momento de servirse un singani. Además, se pretende crear la curiosidad del cliente del resto del mundo. “Esperamos que al toparse con una copa de singani, se pregunten qué es singani”, añade Molina. Y Los Parrales tendrá la respuesta.

La Bodega Kuhlmann & Cia

Kuhlmann & Cia presume de tener la bodega más antigua y, a la vez, más moderna y ecológica de Bolivia, en sintonía con las demandas internacionales y con las intenciones de incentivar la exportación.

La bodega principal se encontraba en San Luis (Tarija), pero desde 2015 cuenta con una nueva fábrica en Portillo Alto, también en Tarija.

Según el gerente Franz Kuhlmann, la eficiencia en el uso de recursos hídricos en sus bodegas es tan alta que apenas el 4 por ciento se desperdicia, y esto por razones de evaporación.

Además, el 100 por ciento de los empleados son de nacionalidad boliviana. “Sólo si tenemos un problema específico es que traemos a un experto extranjero, pero los empleados son todos del país”, explica.

Los Parrales cuenta para su producción con cuatro viñedos propios (de unas 40 hectáreas aproximadamente) de la variedad Moscatel de Alejandría, su principal materia prima, además del Chardonnay, PinotMeunier y PinotBlanc, importadas desde Francia.

“También nos proveemos de los pequeños productores de la zona (Tarija), con lo que los apoyamos en la producción y sus ingresos”, añade Molina.

Breve Historia de Singani Los Parrales

  • A pesar de que Los Parrales tiene sólo 12 años de vida, el singani pertenece a una larga tradición familiar que data desde 1893.
  • La Bodega Kuhlman & Cia nace en 1930. El fundador es Franz Kuhlmann, quien comenzó a elaborar vino oporto, ratafía y singani en viña Moyococha, en Camargo (Chuquisaca).
  • Sus productos tuvieron rápida acogida en La Paz, Oruro, Potosí y centros mineros.
  • En la década del 50, Franz Kuhlmann tecnifica procesos de vendimia y destilación.
  • En 1973, la empresa se traslada a Tarija, donde encuentra mayor extensión de tierras aptas para viñedos y una mejor infraestructura para implementar la bodega.
  • Franz Kuhlmann fallece en 1977 y la empresa queda a cargo de su esposa Dora Kuhlmann y su hijo enólogo Carlos Molina.
  • El actual gerente es Franz Molina.
  • Kuhlmann & Cia tiene tres productos principales: Altosama, Los Parrales y Tres Estrellas, con sus distintas versiones.
  • Sus últimos productos de la empresa son el Altosama Vino Espumante de Altura y el Altosama Brut.

Ver También >> Senado reconoció a Bodegas Kuhlmann por sus 80 años

Comentar