Economía

Tarija se abre al turismo

Página Siete / Julio 20, 2015

  

Vinedos-de-TarijaTarija quiere abrirse al turismo y convertirlo en el motor de su economía local. Así lo anunció el alcalde del municipio Rodrigo Paz y el viceministro de Turismo Ernesto Rossell, en el acto de presentación de la gira nacional de promoción del destino Tarija, el fin de semana en La Paz.

El modelo que buscan tanto las instituciones públicas como privadas es fortalecer conjuntamente un modelo de turismo que genere mayor calidad de vida a comunidades que actualmente viven de los hidrocarburos, que genera entre $us 500 y 600 millones al año para la población tarijeña.

Sabemos que esos recursos son limitados y la noción es crear otras opciones para que en el medio plazo esta dependencia de la materia prima migre hacia el turismo”, explicó Rossel, que enfatizó que las condiciones necesarias -además del vino- ya existen: “también hay ganadería, se pueden hacer visitas a caballo, balnearios naturales, todo eso está generando expectativa para que el gobierno genere proyectos productivos y que el privado invierta”.

El alcalde del municipio de Tarija -donde vive más del 40% de la población de todo el departamento- afirmó que el turismo es una de las grandes apuestas de su gestión y que destinará una gran cantidad de recursos -no especificó la cantidad- para que se potencie este rubro. “A partir de 2016 se invertirá en museos, centro de convenciones, inversión para apoyo y mejoramiento de recursos humanos”, puntualizó.

Turistas argentinos

Paz reconoció que la mayoría de turistas que llegan al departamento y a la ciudad de Tarija son argentinos por la cercanía con ese país pero que en el último año el número de visitantes descendió, por lo que se quiere redirigir el flujo de turistas desde otras ciudades del eje central. “Para ello necesitamos que líneas aéreas puedan llegar a nuestros destinos. Hemos llegado a tener una frecuencia de 110 vuelos semanales, pero ahora se están retirando algunas líneas aéreas por políticas de líneas más grandes, incluida la estatal, que deriva en una incapacidad de competir en precios”, apuntó.

Producción de vino

El departamento de Tarija tiene una población de algo más de medio millón de habitantes. Es fronterizo con los departamentos de Potosí y Chuquisaca y con Argentina y Paraguay. Después de la industria gasística, la vitivinícola es la que más beneficios genera con más de 100 millones de dólares anuales. La llamada “Andalucía de Bolivia” por su parecido con pueblos de España, produce aproximadamente 10.000 litros de vino al año y 7.000 de singani.

El 90% del vino que produce Bolivia se hace en Tarija “pero sólo el 5% se exporta, principalmente a China, Estados Unidos y Perú”, indica Sergio Prudencio, gerente de la empresa boliviana wines of Bolivia (vinos de Bolivia), que añade que “el 50% de la producción boliviana se ve afectada por el contrabando, si no duplicaríamos los beneficios”, sostiene.

Fortalezas y debilidades

  • Las fortalezas del turismo tarijeño residen en una oferta de naturaleza, gastronómica, la calidez de su gente, su clima y una ruta del vino que poco a poco se va complementando con otros productos: quesos, jamones, aceitunas o champiñones, “que generan un tipo de turismo para un segmento especializado”, expone el viceministro Rossell.
  • Debilidades: Sin embargo, la lejanía geográfica afectó negativamente al departamento, al que solo vuelan dos compañías aéreas, que tiene carreteras interiores mayoritariamente de tierra y cuya oferta hotelera es todavía deficiente.

Reducción impositiva

Una de las iniciativas municipales de la presente gestión es la reducción impositiva, siendo el único municipio del país en aplicarla. Según una ley aprobada por la alcaldía todo el que invierta en hostelería tendrá un 50% de rebaja impositiva durante 7 años, que se ampliarán a 10 en los casos en los que la inversión parta de cero, es decir, alguien que se incorpore al sector.

El que se vincule al transporte de turismo no pagará impuestos, explicó el alcalde Paz. Además el municipio pretende crear en la ciudad una empresa mixta de transporte integral “donde el peatón y la bici sean prioridades”, afirmó.

Turismo comunitario y ecoturismo

Turismo comunitario, de aventura e incluso de congresos Javier Lago, consultor turístico para la gobernación de Tarija asesoró a este departamento para que se abra al turismo comunitario, de aventura, y por qué no al de congresos.

Tarija tiene una posición estratégica en el corazón de Sudamérica”, apunta desde su oficina en la avenida Arce de La Paz. Lago propone diversificar el turismo del vino y adicionarle una ruta de museos, otra religiosa e incluso científica al departamento sureño. “Tarija tiene el único observatorio astronómico de Bolivia”, puntualiza, y apuesta por la creación de un tren turístico que atraviese el chaco desde Yacuiba y llegue a Santa Cruz.

Uno de los puntos que propone incentivar es el ecoturismo, un concepto originado en España en los años 90 para la mejora de casas de turismo rural. También el paso del Rally Dakar por el departamento, que generaría grandes beneficios turísticos y socioeconómicos para la región. Desde la agencia de turismo Nine Tours que dirige este español se impulsa actualmente un proyecto de apertura del mercado mexicano a Bolivia.

Cada año dos millones de mexicanos viajan a Perú, un país que ha sabido promocionar muy bien su marca. La idea es crear paquetes -la especialidad de ese tour operador- para que los turistas mexicanos que vayan a Perú pasen unos días en Bolivia y conozcan diversos lugares, entre ellos Tarija”, sostiene.

Turismo en Bolivia

El año pasado Bolivia generó más de 1.000 millones de dólares anuales en turismo. Sin embargo, el país todavía se encuentra en el puesto 100 de 139 países del mundo en competitividad turística, según el ranking de Índice de Competitividad en Viajes y Turismo (TTCI por sus siglas en inglés). El horizonte a 2025 en términos económicos para este rubro es generar 4.000 millones de dólares por actividad turística, es decir cuatro veces más de lo que produce el departamento, tal y como afirmó en la pasada gestión el que fuera viceministro de Turismo, Marko Machicao.

Comentar