Emprendimiento

Sweet Factory, una “fábrica” que fusiona el arte y la repostería

Página Siete / Octubre 09, 2014

  

Personajes animados de series infantiles, figuras humanas de niños y novios, además de una variedad de animales y objetos cobran vida en las manos de las hermanas Luciana y Manuela Terrazas, cada vez que elaboran pasteles a pedido en Sweet Factory.

El arte del modelado con la repostería

Luciana y Manuela Terrazas muestran algunas de sus creaciones en Sweet Factory./Página Siete

Luciana y Manuela Terrazas muestran algunas de sus creaciones en Sweet Factory./Página Siete

Como su nombre lo indica, en esta “fábrica dulce” se fusiona el arte del modelado con la repostería para obtener tortas, cupcakes (pastelillos), cakepops (pastelillos en forma de chupete), galletas y minipostres decorados con diseños personalizados.

Cada cliente viene con una idea, pero tratamos de dar sugerencias para hacer una decoración única y diferente, de acuerdo al evento”, afirma Manuela, de 26 años, desde la cocina de su casa, donde se realizan todas estas creaciones que se distinguen por su sello artesanal y su sabor casero.

Sweet Factory surgió por casualidad

Este emprendimiento boliviano, que lleva menos de dos años en el mercado, surgió casi por casualidad, cuando Manuela se ofreció a hacer cupcakes decorados con diseños navideños para un té entre las amigas de su mamá, sin pensar que recibiría pedidos al instante por el éxito rotundo que tendrían sus creaciones.

Aunque siempre tuvo la idea de dedicarse a la pastelería, por ser una actividad que aprendió desde niña, cursar la carrera de arquitectura le demandaba demasiado tiempo. Así que al finalizar sus estudios no dudó en comenzar un negocio propio junto a su hermana.

Recetas caseras dieron marcha al emprendimiento

Con recetas caseras heredadas de su mamá y su abuela, dieron marcha a pedidos que nunca antes habían realizado, como tortas para boda, bautizos, despedidas de soltera, cumpleaños, aniversarios y eventos empresariales, logrando un buen reconocimiento por su talento y creatividad.

Luciana, de 27 años, asegura que jamás pensaron que en tan poco tiempo llegarían a tener tantos pedidos.

Simplemente decidimos arriesgarnos y fuimos ganando clientes que valoran mucho lo que hacemos”, asegura.

Los pedidos varían de acuerdo a la temporada

La cantidad de pasteles que elaboran cada semana varía de acuerdo a la temporada y la envergadura del pedido. Por ejemplo, explican las emprendedoras bolivianas, septiembre es un mes ajetreado por las bodas y a fin de año les toca esforzarse con los productos para las fiestas navideñas.

El modelado en fondant, un desafío

Pastelitos en Sweet Factoy./ Página Siete

Pastelitos en Sweet Factoy./ Página Siete

Otro de los desafíos con los que deben lidiar es el trabajo de modelado en fondant, que según la dificultad de la figura puede tomar hasta media jornada cada una.

Al tratarse de la carta de presentación de la torta, Manuela cuida cada detalle para que sea lo más semejante al diseño original y cumpla con la exigencia de sus clientes.

La masa del pastel la preparan por lo general un día antes del evento, para evitar el uso de conservantes y mantener la textura húmeda y esponjosa que caracteriza a sus productos.

Entre los diseños más desafiantes, Manuela menciona la torta con una batería en la parte superior, la de unos novios en moto y una torta con forma de barco, entre muchas otras que significaron horas extra de trabajo y algunas amanecidas para cumplir con la entrega.

Un sueño hecho realidad

Para su madre, Virginia Escóbar, quien también las apoya con la elaboración de las recetas, ver materializado este emprendimiento boliviano es como un sueño hecho realidad.

Siempre quise vender mis tortas, pero me faltaba pulir la decoración, así que esto es algo increíble para mí y me siento muy orgullosa”, expresa con una sonrisa dibujada en el rostro.

Calidad y buen sabor

Isabel Fonturbel, una de sus clientes, destaca que además de la calidad de las tortas en la presentación y el sabor, Sweet Factory ofrece calidez en el servicio.

Ellas hacen exactamente lo que les pides, tienen mucha creatividad, son muy cumplidas y tienen ese valor agregado en el trato cordial con los clientes”, asegura satisfecha por la torta que hicieron para su matrimonio.

Ganadoras de un capital semilla

Molde de "Jack" personaje principal de "El Extraño mundo de Jack", elaborado por Sweet Factory./ Página Siete

Torta modelada del personaje principal de “El Extraño mundo de Jack”, elaborada por Sweet Factory./ Página Siete

Este tipo de respuestas, comenta Luciana, es un impulso para continuar con esta empresa que también les dio la satisfacción de ganar un capital semilla en el Premio Emprende Ideas 2014 de Soboce, en el que destacaron entre 2.500 proyectos, por su innovación en el diseño.

Todo esto nos muestra que la gente aprecia lo que hacemos, porque no es fácil, y que lo estamos haciendo bien. Estamos muy satisfechas por esto”, agrega a tiempo de explicar que inicialmente piensan invertir el premio en maquinaria industrial para su negocio.

Esperan abrir una pastelería

Con la meta de seguir innovando en los productos que ofrecen y en un futuro abrir una pastelería en La Paz, estas hermanas perseveran en este servicio que les permite echar a volar su imaginación y poner en marcha su innegable talento y destreza con las manos.

Acerca de Sweet Factory

Servicios Sweet Factory ofrece una serie de productos dulces para eventos especiales. Pueden hacer tortas para 15 personas en adelante, además de una variedad de minipostres para mesas dulces.
Degustación También ofrecen degustación de la masa antes de hacer el pedido.

Mayor información

Facebook: Sweet Factory.
Teléfonos: 2-791118, 705-40691 y 705-89155.

Comentar