Competitividad

Los CITE buscan ser socios de los microempresarios

Los Tiempos / junio 22, 2016

cite bolivia

Los Centros de Innovación Tecnológica (CITE) han surgido como una propuesta para quienes deseen capacitarse y convertirse en pequeños empresarios. Se tiene la convicción de que el sistema puede ser una opción de desarrollo.

En mayo pasado, se tuvo en Cochabamba la tercera graduación con más de 500 personas capacitadas en confección. De esto y de todos los demás proyectos en el país habla Rodny Montaño, administrador de la Fundación Jisunú.

¿Cómo califica la marcha de los CITE en Bolivia? ¿Cuántos hay actualmente y en qué rubros?

Desde la apertura del primer Centro de Innovación Tecnológica (CITE) en Bolivia (a fines del 2012) hasta la fecha se han registrado más de 21.500 atenciones entre capacitaciones y servicios. También se crearon 480 nuevas microempresas y se logró la inserción laboral de cerca de 2.500 personas. Actualmente, nueve CITE funcionan en el país; siete del rubro de las confecciones en las ciudades de La Paz, El Alto, Oruro, Cochabamba, Tarija, Trinidad y Santa Cruz; uno de madera y carpintería en El Alto; y uno en tecnologías de la información y comunicación en Trinidad. Además, la Fundación Jisunú, a través de su equipo técnico, apoyó con asesoramiento técnico en la implementación de dos CITE, uno de confecciones en el municipio de Yacuiba y otro de turismo impulsado por la Gobernación de Tarija; ambos en la actualidad desarrollan sus operaciones bajo convenio público privado.

¿Por qué se vio la necesidad de crear CITE en Bolivia?

El CITE es un modelo de gestión práctica que apoya a las micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes). El concepto del CITE fue creado en Italia e implementado en España, y en América Latina, el país que logró resultados exitosos con este proyecto es Perú. En Bolivia, se quiso recoger esta experiencia positiva y es así que a iniciativa de Samuel Doria Medina se decidió impulsar e implementar este proyecto en varias ciudades del país, con el fin de fomentar, promover y apoyar la productividad y la competitividad de los pequeños productores, a través de la capacitación técnica y los servicios especializados que brindan los CITE.

¿Cuál es el objetivo de los CITE? ¿Cómo miden el cumplimiento de esos objetivos?

El principal objetivo es constituirse en socio tecnológico y estratégico de las empresas en distintos rubros de la manufactura, con el fin de elevar su capacidad de innovación, competitividad y productividad. Para cumplir con este objetivo, el CITE funciona bajo dos pilares fundamentales: capacitación y servicios, lo cuales son medidos mensualmente por indicadores de impacto que registran datos, como las cantidades de personas capacitadas por género, servicios prestados, número de empresas creadas, inserción laboral y diversificación productiva.

¿Qué necesita un interesado para forma parte de un CITE?

El CITE está abierto a cualquier persona interesada en aprender un nuevo oficio o en especializarse técnicamente en una determinada área del rubro de las confecciones, carpintería o tecnología informática. También ofrece una gama de servicios que apoya el proceso productivo y de gestión de los emprendedores que quieren iniciar su trabajo como microempresarios o empresas que deseen incrementar su producción.

¿Cómo funciona el objetivo de ser “socio” del microempresario?

El CITE se constituye en socio tecnológico de los microempresarios porque les brinda la posibilidad de acceder a cursos de capacitación técnica, especializada y actualizada de forma rápida, económica y efectiva. También brinda asistencia técnica para mejorar su funcionamiento y gestión de la empresa. Finalmente, pone a disposición de los microempresarios la maquinaria y tecnología.

¿Cuántos “estudiantes socios” tuvieron hasta ahora y cuántos de ellos llegaron a crear su microempresa?

Hasta la fecha, de las 21.000 atenciones desarrolladas en los CITE, 16.000 son procesos de capacitación correspondientes a más de 8.000 personas, registrando la creación de 480 nuevas empresas.

¿Qué es lo que le falta al emprendedor boliviano para salir adelante? ¿Capacitación? ¿Capital? ¿Tecnología?

Al emprendedor, no sólo le hace falta capital, capacitación y tecnología; sino también asistencia técnica que apoye el proceso productivo y asesoramiento en gestión empresarial que oriente el buen funcionamiento de la empresa.

¿De qué manera los CITE complementan estas falencias?

El proyecto de los CITE ofrece a los emprendedores y a todas las personas las siguientes oportunidades de desarrollo: capacitación técnica, ser aliado estratégico y asesoramiento en gestión empresarial. En resumen, se puede afirmar que el CITE transfiere toda su tecnología al emprendedor para que éste pueda responder de la mejor manera a las exigencias del mercado, asegurando un óptimo desarrollo de sus capacidades y de su

¿De qué manera la creación de microempresas puede ayudar en el desarrollo del país?

La creación de microempresas es la forma inicial en la que una persona materializa un proyecto de negocio. En un país como el nuestro, la formación de una microempresa aporta la independencia económica del emprendedor y la creación de nuevos empleos para otras personas. Asimismo, se constituye en una gran oportunidad para que el emprendedor pueda hacer crecer su negocio llegando a constituirse en pequeña o mediana empresa, generando movimiento económico entre productores, proveedores y consumidores, que aporten al fortalecimiento del tejido empresarial del país.

Apyando la Producción más limpia – CITE

Etiqueta: \ \



Comentar

Nombre *


Email *


Comentario *

Los datos que están marcados con un asterisco (*) son obligatorios, por lo que no puede dejarlos sin contestar.