Emprendimiento

La Espina, ropa que une las raíces bolivianas y la moda internacional

Página Siete / Octubre 16, 2014

  

Sus diseños son sutiles, modernos y llevan en sus costuras algo más que puntadas, llevan detalles de las raíces bolivianas de quien los crea. La Espina es una marca de moda femenina creada por Vania Rodríguez a inicios de 2014 que rápidamente ha ganado la aceptación de un público que no encuentra en el mercado boliviano una opción diferente.

La espina es como aquella parte del tallo menos bella, entre comillas, es como la que en general se quita o se ignora. Entonces, esa es una característica a la hora de trabajar apartándose de lo obvio, lo típico. Me interesa mostrar la identidad boliviana, pero no utilizaría aguayo o fibra de alpaca, prefiero pensar en algo más”, explica Rodríguez, de 24 años.

La diseñadora Vania Rodríguez muestra uno de los diseños de La Espina./Fuente Página Siete

La diseñadora Vania Rodríguez muestra uno de los diseños de La Espina./Fuente Página Siete

Cómo surgió la idea

En 2012, la emprendedora boliviana se graduó en Diseño de Indumentaria y Textil en la Universidad Argentina de la Empresa, en Buenos Aires. Posteriormente hizo pasantías en varias marcas del vecino país, pero con el tiempo se dio cuenta de que existía una sobre oferta de indumentaria.

Me puse a pensar que aquí en La Paz hay demanda de algo así, como lo que yo quería hacer, porque no existe todavía una marca que ofrezca prendas urbanas diferentes. La mayoría de la ropa es traída a Bolivia por personas que viajan a otros países”, detalla la diseñadora.

Las primeras solicitudes

Sus padres decidieron apoyarla si regresaba. No había terminado de llegar a La Paz en septiembre de 2013 cuando ya le hacían las primeras solicitudes de diseños para bodas y fiestas de graduación. Al naciente emprendimiento boliviano se unió su hermana Mónica, economista, que se asoció con la joven diseñadora.

Uno de los diseños más exitosos de "La Espina"./ Fuente Página Siete

Uno de los diseños más exitosos de “La Espina”./ Fuente Página Siete

Sutileza e identidad

Su taller es organizado y prolijo, algunos de sus diseños se encuentran maniquíes. Ahí atiende a la clientela que inició con sus amistades, contactos y ahora a través de las redes sociales. Para la diseñadora es importante la sutileza en los detalles, una muestra de ello es su primera colección “Linaje”, inspirada en la cultura afroboliviana.

Los dobladillos de las polleras se trasladaron a faldas largas y prendas blancas, lo mismo pasó con las camisas. A la diseñadora también le interesa evocar lo boliviano de las danzas típicas sin trasladar la indumentaria tal cual es sino dándole un giro creativo.

Así los encajes de enaguas se trasladan a los tops o la forma de las mangas del traje masculino en la danza de caporales se convierten en la inspiración para chaquetas con un toque muy urbano y elegante. Lo mismo hizo con los pantalones. Y hasta la realeza de la comunidad afrobolivana inspiró una capa.

La colección “Linaje” tuvo 400 diseños. Otra de las particularidades de las creaciones es que son exclusivas, siempre varían los detalles, el ajuste o la tela.

Absoluta dedicación

En su taller, la emprendedora boliviana da una atención personalizada. Una gran demostración de su entendimiento del cuerpo femenino en el contexto boliviano es que creó moldes con medidas que van de acuerdo con las que tienen mujeres del país.

Verónica Montes es una de las clientas de La Espina. Para ella, la marca tiene una identidad propia que se combina con lo que desea la persona que vestirá la prenda.

Creo que a diferencia de muchas nuevas diseñadoras en nuestro medio tiene su propia interpretación de la moda y eso faltaba en Bolivia”, comenta.

Sacos de alta costura de "La Espina"./ Fuente Página Siete.

Sacos de alta costura de “La Espina”./ Fuente Página Siete.

Trajes de alta costura

La Espina, además, se dedica a hacer trajes de novia de alta costura. Para hacer realidad sus creaciones Rodríguez importa telas desde Argentina y Perú, pero también busca al menos dos veces a la semana material en el mercado local.

Nueva coleccción

Actualmente, Rodríguez se encuentra trabajando en su próxima colección inspirada en el Puj-llay. Los últimos días de octubre del año en curso La Espina abrirá una tienda atelier en la Torre Ketal, local # 5, calle 15 de Calacoto.

Es arriesgado establecer un emprendimiento de moda en Bolivia, pero realmente hemos encotrado mucha demanda de diseños diferentes”, explica la hermana y socia de la diseñadora, Mónica Rodríguez.

Un trabajo divertido

Gladys Vargas estudió corte y confección, además de sastrería. Ella es la encargada de hacer realidad los diseños de La Espina. Para ella, su trabajo es muy divertido porque siempre hace algo diferente.

Cuando trabajaba en otros lugares hacíamos las prendas en serie. Aquí los detalles, las telas, todo varía”, cuenta.

Una forma de hacer moda femenina única y con diseños urbanos que llevan la sutileza de la identidad boliviana que espera en el futuro convertirse en una marca representativa del país.

Datos y contacto

Según la emprendedora boliviana Vania Rodríguez, creadora de La Espina, de nada sirve hacer diseños que nadie pueda adquirir. Se trata de ser competitivos en el mercado y poner en valor la creatividad boliviana.

  • Costos: Un blazer cuesta alrededor de 400 bolivianos, y los tops tienen un precio de 150 bolivianos. Las prendas personalizadas, por supuesto tienen un costo mayor.
  • Contacto: Para ver más diseños de La Espina y establecer contacto con la diseñadora se puede ingresar a su página de facebook: www.facebook.com/laespinabo. En Instagram está como @La_Espina.
  • Tienda: La Espina abrirá una tienda atelier en la Torre Ketal, local # 5, calle 15 de Calacoto, ciudad de La Paz.

Comentar