Emprendimiento

Idea ganadora: emprendedor convierte bolsas plásticas en mangueras

Los Tiempos / Octubre 07, 2014

  

Esas bolsitas de juguitos escolares, yogur, detergentes y otros que a veces amenazan con inundar de plásticos las calles y que, cuando hay viento, hasta se nos pegan en la cara, podrían tener un mejor destino. Eloy Aquino las acopia, las tritura, las purifica, las funde en una máquina habilitada por él mismo y las transforma en mangueras para riego, a precios económicos y que perfectamente puede competir en calidad con productos similares de grandes marcas.

bolsas plasticas

Fuente: Los Tiempos

Con esta idea y este proyecto al que denominó “El veneno que da vida”, Eloy Aquino acaba de proclamarse ganador cochabambino del concurso EmprendeIdeas de Soboce versión 2014, y se abre paso a un futuro promisorio con su nueva microempresa, además de presentarse como una gran propuesta ambiental.

Y en realidad, la idea no es nueva, pero es la primera vez que se presenta un proyecto de ese tipo a nivel de microempresa familiar.

Bio del emprendimiento

El emprendedor boliviano cuenta que durante más de 25 años trabajó en fábricas de plástico y vio cómo grandes y conocidas firmas especulaban añadiendo residuos de plástico reciclado en los productos para abaratar costos, pero vendían el producto final como si todo él hubiese sido elaborado con plástico virgen. Y el precio se mantenía inalterable.

Entonces, dejó de trabajar en fábricas, compró una máquina vieja, una extrusora casi destartalada a la que le faltaban varias piezas. Sacó un crédito, buscó repuestos, arregló, improvisó y logró que la máquina funcionara. Todo esto, le costó cerca de 13 mil dólares, pero con todas las demás máquinas del pequeño taller, la inversión bien puede haber llegado a los 20 mil dólares, pero lo logró, y además consiguió elaborar una calidad de mangueras para riego que, según dice, son perfectamente competitivas en el mercado, en calidad y precio.

Con respecto a la calidad, explica Aquino, sus mangueras, de media, tres cuartos y una pulgada (medidas estándares) pueden resistir la media internacional de presión de 100 metros de caída de columna de agua.

El precio

Vende a 270 bolivianos el rollo de 100 metros de tuberías de una pulgada de diámetro, cuando esta misma longitud es vendida actualmente por las grandes empresas a 500.

No hay dónde perderse. Quizá por ello, hasta la fecha no necesitó llevar sus productos al mercado. Los interesados, que ya se enteraron, compraron y comprobaron, lo buscan a domicilio, hacen sus reservas y reclaman el producto para sus proyectos de riego. “Me faltan manos, me falta maquinaria, me falta espacio”, reconoce el emprendedor, quien de esta manera ilustra la enorme demanda que tiene su producto.

Habiendo comenzado recién hace un año y considerando que su proyecto fue distinguido recién hace una semana, los asuntos legales, registro de marca, impuestos y otros, se encuentran en trámite con el asesoramiento comprometido por EmprendeIdeas, pero lo logrado por ahora es plausible. El futuro está en sus manos.

Perfil

Rostro femenino

  • Eloy Aquino es técnico superior en electromecánica y tiene experiencia de más de 25 años en al menos media docena de fábricas.
  • Sin embargo, su entorno familiar está compuesto de mujeres que son la columna del emprendimiento.
  • Su esposa, Jeaneth Cusi,  maneja la parte financiera.
  • Sus hijas Leslie y Carla son dos jovencitas que no tienen complejo de meter las manos en el torno y la grasa para poner en marcha el taller. Ambas estudian Ingeniería Electrónica Industrial.
  • El matrimonio tiene otra niña de tres años: Michelle.
  • Otro miembro de la familia es su hermano Wilfredo Aquino, técnico superior en electricidad industrial.
  • Al margen de ellos, el taller cuenta con el apoyo de tres empleados.

Proceso de producción

  • Todos los días, la microempresa boliviana debe comprar 300 kilos de bolsas plásticas. Lo hace por su cuenta, pero también recibe plásticos triturados de otras dos microempresas.
  • Paga 3,5 el kilo de plásticos limpios y 2,5 los que aún necesitan depuración, por lo que fácilmente necesita 1.000 bolivianos por día.
  • Las bolsas pasan por un proceso de acopio, molienda, aglutinamiento, filtrado y grumado. Debe quedar como un grano de arroz antes de pasar a la extrusadora.
  • La extrusadora, compuesta de un torno, batea de refrigeración y tren de tiro, funde los plásticos en un tornillo sin fin, a una temperatura requerida para cada caso. De esta máquina salen las mangueras prácticamente listas para ser utilizadas.
  • Por día se logran 10 rollos, cada uno de 100 metros.
  • Cada rollo se vende a 270 bolivianos, por lo que el conjunto puede dar un total de 2.700 bolivianos.
  • De aquí hay que pagar al personal, mantenimiento de la maquinaria y otros gastos.

Comentar