Economía

Ganado boliviano es de excelente calidad

El Deber / Abril 17, 2015

  

Rubens Catenacci posee alrededor de 5.000 animales entre terneros, madres y reproductores en propiedades ubicadas en Mato Grosso do Sul. La Fazenda 3R realiza un trabajo pionero por 25 años en genética nelore, centrada principalmente en la producción de terneros de ciclo corto. Ha sido galardonado en varias oportunidades en Brasil por la calidad de los terneros.

¿Cuál es el trabajo que realiza en su hacienda?

Nuestro sistema de producción tiene tres frentes principales: la genética a través del uso de la matriz 3R Centric, con los mejores reproductores y la inversión en alta tecnología; la gestión, con un saneamiento e infraestructura diferenciada, lo que contribuye a la reducción de las pérdidas por el estrés, facilitando el desarrollo del animal y la nutrición utilizando un buen sistema combinado con un suministro de pastos de calidad, incluso antes del destete, con lo que se asegura una mayor ganancia de peso en menos tiempo. Los tres frentes del que le hablo son esenciales para una buena producción.

¿Cómo es el sistema de rotación del pastoreo que utiliza para criar a sus animales?

En el sistema de rotación 3R, un pastizal de unas 150 hectáreas, en lugar de dejar toda la zona libre para el pastoreo, se divide en 10 potreros de 15 hectáreas cada uno, más o menos como una pizza.

Los animales son soltados por cada piquete por tres días y al final en la primera el pasto ya descansó durante 27 días y rebrotó vigoroso. En este sistema se pueden pastorear más de 150 terneros. En 10 meses los terneros pueden llegar a tener 14 arrobas.

¿Cómo es actualmente la producción de terneros en sus propiedades?

En este momento tengo entre 14 y 15 hatos de terneros de entre 150 y 180 animales que se crían bajo este sistema y hacen la rotación entre los potreros y cada vez la producción es mejor. Al ir rotando los animales se desestresan y van ganando peso en un menor tiempo debido a que el pasto también reverdece y es de una mejor calidad.

¿Usted cree que mejorando el sistema de producción se pueden lograr mejores mercados para la carne?

Nosotros, es decir Brasil, junto con Paraguay, Argentina, Uruguay y Bolivia podemos producir carne de calidad superior, que llegue a ser la mejor del mundo, pero para eso tenemos que mejorar nuestros sistemas de producción para copar primero el mercado interno, de toda nuestra región y luego para exportar a todo el mundo, eso está dentro de nuestras posibilidades y sólo con un trabajo coordinado podremos lograrlo.

¿Cómo está la exportación de carne en Brasil?

Brasil es el mayor exportador de carne vacuna del mundo, pero lo que ahora estamos procurando es que también sea de una calidad óptima, para eso estamos trabajando. La exportación hoy está de lo mejor para los productores brasileños ya que recibimos dólares a buen precio que es con lo que se mueve la ganadería y todos los insumos.

Usted como gran conocedor del tema ¿cómo ve a la ganadería en Bolivia?

El ganado en Bolivia es sensacional, es una maravilla, tanto el nelore mocho como el nelore padrón y tiene las condiciones de producir la mejor carne del mundo, es una carne especial, si usted quiere comer carne con gordura come, y si no quiere también come porque da para todos los gustos, es con la única carne que se tiene esta opción, con otras razas no sucede lo mismo.

¿Cómo vio el simposio que se realizó en el marco de la Agropecruz 2015?

Yo quedé extremadamente admirado por la cantidad de gente que asistió al simposio y por la atención que le brindaron a los panelistas. Especialmente vi mucha gente joven que es la que le da más impulso a la producción pecuaria, tanto en Bolivia como en cualquier otro país. Me gusta que la gente busque aprender a tener un ganado de calidad y he quedado impresionado por lo que vi aquí en el taller de la feria.

¿Ha sido invitado a asistir a otros simposios?

Estoy invitado a Paraguay, donde próximamente voy a ir, aparte de varios encuentros internacionales que se realizan en Brasil. Dentro de poco voy a estar en Foz do Iguaçu.

Comentar