Economía

39.000 MyPE de 5 rubros operan en Cochabamba

Los Tiempos / junio 3, 2016

Alrededor de 39 mil MyPE de cinco rubros operan en Cochabamba, según datos del ejecutivo de la Federación Departamental de la Micro y Pequeña Empresa (Fedemype), Salustiano Acapa. El dirigente dijo que sobreviven pese a que tuvieron que reducir su producción al 50 por ciento debido al ingreso masivo de contrabando, a la falta de materia prima y al ingreso de productos chinos.

Mypes en Cochabamba

A nivel nacional, las micro y pequeña empresas (MyPE) trabajan en siete rubros, pero en Cochabamba, la cifra a se reduce a cinco:

  • alimentos,
  • cuero,
  • confecciones
  • textiles,
  • metalmecánica y carpintería

“Luchan a diario por sobrevivir” en medio de un escenario adverso, ilustró Acapa y dijo que, en muchos casos, cada unidad productiva está compuesta por tres personas que por lo general son familiares hasta un máximo de 10, en casos en los que se contratan operarios.

Sobre su mercado no existe información sistematizada, pero datos recogidos por rubros señalan que abastecen sólo al mercado local y no hay registros de que alguna exporte. En todos los casos, las MyPE locales trabajan solo al 50 por ciento de su capacidad productiva debido a que el mercado está copado.

El rubro de las confecciones textiles es uno de los más afectados por la falta de materia prima y el ingreso masivo del contrabando, también es el más numeroso con alrededor de 30 mil unidades productivas.

Acapa dijo que muchas se vieron obligadas a reducir su producción y por tanto su personal este año por la falta de mercado. Cada MyPE produce actualmente de 30 a 40 prendas por día, la mitad de la producción diaria en 2015.

“Antes de 2015, todavía lográbamos una producción del 90 por ciento (de su capacidad), pero ahora hemos reducido. Sólo por el invierno vamos a subir al 60 o 65 por ciento, que es lo máximo porque el contrabando no nos permite”, dijo Acapa.

En el rubro de carpintería la situación es similar. Cuenta con 4.500 unidades productivas este año frente a las 6.000 que existían hasta 2015. Semanalmente, producen alrededor de cinco puertas con acabado de primera, lo que representa el 50 por ciento de su producción diaria en 2015.

Representantes del rubro reportaron que la competencia proviene de productos de Brasil, que ingresan masivamente y con precios muy competitivos.

Este sector afronta problemas con la Autoridad de Bosques y Tierras (ABT) que no les permite acceder a materia prima de primera calidad.

Según Acapa, el contrabando desde Brasil y China también es la razón para que el rubro de cueros tenga un panorama similar. Son 2.000 MyPE que producen 24 pares de zapatos al día y la contratación de operarios extra no es algo habitual.

Respecto al rubro de alimentos, en Cochabamba hay alrededor de 1.000 unidades productivas. La mayoría deambula en los mercados del centro de la ciudad para vender sus productos y por eso es difícil cuantificar su producción diaria, pero Acapa dijo que quizás es el que está en peores condiciones.

Hasta abril pasado, el país importó 186,4 millones de dólares en alimentos y bebidas, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), 7,2 por ciento menos que en el mismo periodo.

Falta de Apoyo

La crisis del sector de las micro y pequeñas empresas (MyPE) es atribuida a la falta de apoyo y de políticas de fomento de parte del Gobierno, afirmó el ejecutivo de la Federación Departamental de la Micro y Pequeña Empresa (Fedemype), Salustiano Acapa.

Acapa cuestionó, por ejemplo, el débil control al ingreso de productos de contrabando.

Sin embargo, rescató la puesta en marcha de un proyecto nacional de apoyo para la micro y pequeña empresa, que el Ministerio de Desarrollo productivo gestiona de manera conjunta con las embajadas de Dinamarca y Suiza. Unas 1.000 MyPE se beneficiarán con un financiamiento de 25 mil bolivianos para maquinaria y materia prima, este año.

Etiqueta: \ \



Comentar

Nombre *


Email *


Comentario *

Los datos que están marcados con un asterisco (*) son obligatorios, por lo que no puede dejarlos sin contestar.